(+34) 958 20 92 67     medicalpur@medicalpur.com

El bruxismo es la tendencia de ciertas personas a apretar fuertemente los dientes o hacerlos rechinar deslizando o frotando los dientes de atrás hacia adelante uno sobre el otro.

Este hábito puede darse tanto durante el día como la noche, hablando de bruxismo diurno o nocturno, según el caso. El bruxismo nocturno, suele ser más difícil de controlar.

No conocemos las causas exactas de bruxismo, pero sí sus factores de riesgo para padecerlo. Uno de los principales factores de riesgo es el estrés, especialmente en el bruxismo diurno.

La Articulación Temporo-Mandibular, llamada ATM, está formada por los huesos y músculos, ligamentos y cápsula articular que permiten abrir y cerrar la boca. Se encuentra a ambos lados de la cabeza, y ambas ATM trabajan simultáneamente al masticar, hablar o tragar. La ATM también controla los movimientos hacia los lados y hacia delante que puede realizar la mandíbula.

Cada ATM tiene un menisco entre la cabeza de la mandíbula (cóndilo) y la fosa articular. Este menisco es como un disco que a modo de cojín, amortigua las fuerzas oclusales de la mandíbula y permite abrir ampliamente la mandíbula gracias a un movimiento primero circular y después de traslación del mismo. Cualquier alteración de este complejo sistema muscular, ligamentoso y meniscal puede ser causa de disfunción y dolor de ATM.

El dolor orofacial puede tener diversos orígenes y a menudo está en relación con la ATM (articulación temporo-mandibular) y los músculos, ligamentos y tendones que se relacionan con ella.

Los síntomas más frecuentes son:

  • Dolor en la cara, mandíbula o cuello que ha menudo se irradia a la cabeza
  • Dolor en, alrededor o delante de la oreja que empeora al mover la mandíbula
  • Dolor en ambos lados de la cabeza, en las sienes
  • Dolor en un lado de la cabeza, que se activa por apretar los dientes y ejercer presión con ellos
  • Dolor en los músculos y/o articulación de la mandíbula ( ATM) . Sobre todo músculo temporal, masetero y pterigoideo
  • Movimiento limitado para abrir la boca o bloqueo de la mandíbula  al cerrarla
  • Rigidez en los músculos de la mandíbula por contractura prolongada de los mismos
  • Dificultad o molestias para masticar ciertos alimentos
  • Un cambio en la forma en la que los dientes encajan entre sí debido a la acción de los músculos contraídos
  • Espasmos musculares alrededor de la mandíbula que no ceden y son involuntarios.

Las causas de estos síntomas pueden estar:

  • En la misma articulación (problemas intraarticulares) o
  • En los músculos que se insertan en ella ( Sindrome miofascial) o
  • Debido a causas más distantes como sería el caso de
  • Dolor miofascial cervical
  • Dolor neurovascular
  • Dolor neuropatico
  • Alteraciones del sueño debidas al dolor orofacial
  • Distonias orofaciales
  • Cefaleas ( dolor de cabeza)
  • Causas intraorales, intracraneales, extracraneales o sistémicas que causan dolor orofacial

Los problemas intraarticulares más frecuentes son:

  • Artritis
  • Luxación del menisco y desarreglos internos
  • Sinovitis y capsulitis

El Síndrome miofascial está muy relacionado con el estrés y bruxismo. El bruxismo es el hábito nocturno o diurno de apretar los dientes, acompañado o no de rechinar los dientes.

El tratamiento

En Medicalpur, empezamos haciendo un preciso diagnóstico del origen del problema y que posteriormente guiará el tratamiento más adecuado a seguir. Para ello además de una completa entrevista y exploración física, a menudo precisamos un escáner y/o RMN.

Disponemos de un primer escalón de tratamientos conservadores y medidas a seguir, y si no son suficientes, seguimos con infliltraciones (artrocentesis), cirugía cerrada (artroscopia) y en última instancia y en ciertas condiciones cirugía abierta. Los tratamientos conservadores iniciales son:

  • Comer alimentos blandos
  • Evitar comerse las uñas y chicles
  • Aplicar calor a las zonas doloridas
  • Técnicas de relajación para controlar la tensión a nivel de mandíbula como el biofeedback o la meditación

Según los síntomas, se puede recomendar hacer ejercicios como: 

  • Ejercicios para reforzar los músculos de la mandíbula con fisioterapia
  • Utilización de ciertos medicamentos como relajantes musculares, analgésicos, ansiolíticos o antiinflamatorios.
  • Utilización de una férula de descarga por la noche para controlar el bruxismo nocturno

Los tratamientos conservadores son la fisioterapia en sus diversas modalidades y la utilización de la férula de descarga.

Las infiltraciones intraarticulares o artrocentesis tienen dos objetivos: lavar la articulación y el líquido articular de moléculas inflamatorias, e inyectar medicación antiinflamatoria. Buscamos también hacer una expansión hidráulica de la articulación, para recuperar espacio necesario para la correcta movilidad del menisco.

La artroscopia busca además de visualizar y lavar la articulación, fijar el menisco en su posición correcta con un pin.

La cirugía abierta por motivos de artrosis es poco frecuente. En caso de perforaciones de menisco o rupturas del mismo.

Si existen patologías articulares como tumores o anquilosis o fracturas, cada una de ellas requiere un tratamiento quirúrgico específico.

Por último , en casos de gran desgaste y destrucción articular, puede ser necesaria la colocación de una prótesis de ATM, similar a las utilizadas en la cadera.

El equipo multidisciplinar de Medicalpur analizará tu situación de forma personalizada para asi proponerte el tratamiento idóneo para tu caso.

Utilizamos cookies para ofrecerle una mejor experiencia en nuestro sitio. Seguir navegando implica la aceptación de nuestra Política de Cookies.